El aumento de “pinchazo de agujas” en bares y discos pone en alerta a las mujeres británicas

En el último tiempo se han producido múltiples denuncias de “pinchazos de agujas”, que consiste en administrar una inyección a alguien sin su conocimiento o consentimiento -por lo general en un club nocturno o en un bar- a diferencia del método más conocido de contaminar las bebidas alcohólicas.

ZaraOwen, una estudiante de 19 años de Nottingham, ciudad del centro de Inglaterra, dijo que se despertó después de salir de fiesta con un “dolor agudo y agonizante en la pierna” y “casi ningún recuerdo” de la noche anterior. Caminó cojeando durante el resto del día, escribió en las redes sociales, antes de encontrar un “pinchazo” y darse cuenta de que había sido inoculada por una aguja que había atravesado sus vaqueros.

La policía de Nottinghamshire dijo esta semana que había recibido un total de 15 denuncias de presuntos pinchazos con un objeto punzante desde el 2 de octubre, la mayoría de ellas realizadas por mujeres, en locales de la popular ciudad universitaria. Hasta el momento se ha detenido a dos hombres como “sospechosos de conspiración para administrar veneno con la intención de herir, molestar o agredir”, añadieron el viernes.

También se han registrado casos en otros lugares de Gran Bretaña, sobre todo entre estudiantes universitarios como Glasgow, Exeter y Birmingham.



El número total de incidentes de pinchazos con agujas sigue siendo muy inferior al número de incidentes de alteración de bebidas que se cree que se producen, y aún no se han relacionado con otros delitos como violaciones o robos, pero se ha pedido a los jefes de policía que evalúen urgentemente la extensión de los ataques en todo el país, mientras que el ministro del Interior también ha expresado su preocupación.

La seguridad de las mujeres ha estado en primer plano en Gran Bretaña en los últimos meses, tras el secuestro y femicidio de Sarah Everard, una ejecutiva de marketing de 33 años que fue asesinada por el policía londinense Wayne Couzens, y el femicidio de Sabina Nessa, una profesora de 28 años que fue asesinada por un hombre cuando iba a encontrarse con una amiga. Ambas muertes suscitaron un debate nacional sobre la violencia de género y dieron lugar a peticiones de reforma policial.

En septiembre, un organismo de control del Reino Unido calificó la violencia contra las mujeres de “epidemia y afirmó que las autoridades deberían tratarla con tanta urgencia como la lucha contra el terrorismo. En promedio, una mujer es asesinada por un hombre en el Reino Unido cada tres días, dijo el organismo.

Los casos de “pinchazos de agujas” también han dado lugar a una petición pública en la que se insta a los políticos a promulgar leyes más estrictas para registrar a los clientes a su llegada a los locales nocturnos.

Mientras tanto, desde Gales hasta Birmingham, las estudiantes de todo el Reino Unido están organizando una campaña pública “Girls Night In” -Noche de chicas- durante las próximas dos semanas para boicotear los clubes nocturnos y llamar la atención sobre el problema del pinchazo de agujas y la seguridad de las mujeres.

No está claro qué drogas exactas se están administrando en las jeringas. Sin embargo, ShirinLakhani, médica estética y ex anestesista, dijo que las agujas y los medicamentos recetados, como los analgésicos y las medicinas a base de opio, son extremadamente fáciles de conseguir en Internet y los agresores necesitarían pocos conocimientos sobre cómo inyectar bajo la piel.


Fuente: Infobae

Foto de Instagram: @zaraowen_

Entradas destacadas
Entradas recientes
Síguenos
  • Facebook Basic Square